sábado, 17 de noviembre de 2012

Room Art Fair 2012

Feria Room art Fair 2012

Desde el 23 al 25 de noviembre en el Hotel Praktik Metropol c/Montera 47 esq Gran Vía.
Con la Galería ArtFactory participo con los artistas María Bejarano, Joaquin Delgado y Pepe Cortines.


La Memoria Perdida
Serie compuesta de 19 obras, de 30,5 x 30,5 cm,  Glicèe sobre Mármol de Macael, cada una de ellas es una Obra única.





























































































A mi madre y a sus sueños que son ahora los míos:

"La imaginación está hecha de convenciones de la memoria. Si yo no tuviera memoria no podría imaginar.
Jorge Luis Borges


Despertando en medio de una Navidad donde todo parece cambiar y todo va degradándose como el ruido de mis gritos.
Un cena, una familia, un mundo ausente, somos o no somos, pertenecemos o no pertenecemos al mismo origen, no puedo estar aquí, me siento ausente, veo a mi alrededor los mismos de siempre, con las mismas  caras y entre ellos, ella, ausente, sin hablar, sin recordar, memoria perdida, ¿será la mente tan poderosa y tan sumamente inteligente de poder ausentarnos de un mundo al cual nunca hemos pertenecido?
La miro, la observo, la he perdido,  pruebo a comportarme como ella, aquí se esta más cómodo, observando desde mas alto y creyéndonos dormidos, de vez en cuando me mira me besa, me abraza, intenta no olvidarme nunca, soy su enlace, su punto de unión a lo que queda de un mundo absurdo, en el que sus sueños fallidos le hicieron intentar escapar poco a poco y a fuerza de intentos, lo ha conseguido.
Recuerdo sus palabras, sus historias, sus nunca mejor llamados sueños, paso vagando por mundos donde todavía dudo si existieron realmente, pero sí, por lo menos,en nuestros corazones viajeros repletos de estrellas.

Recuerdo el pueblo de Liliput, que todos los años venía a la Feria, eran personas de inopinadamente perfectas proporciones, ella decía inocentemente: como nosotros pero en diminuto y todos son bellos, sus manitas son del tamaño de una pera de agua, de esas que tanto te gustan, a sus caras, no les afecta el paso del tiempo, siempre gozan de lozanía y son tan dulces como esos bombones que siempre escondo para que nadie piense que me los como.
En ese poblado vivía una niña de su misma edad que bailaba, cantaba y contaba números que iban bajando del cielo, todos los años ella los visitaba y recordaba que no eran un fruto de sus sueños.
Ella, su belleza que nunca envejece, su corazón de niña encerrado en una mujer, en una madre que nunca supo como llego a serlo.
Cuando nos quedamos a solas me decía que no entendía porque ella no había vivido con trajes de época de esos que se ponía Sissi, veíamos películas que nos teletransportaban a sitios donde había princesas, donde se iba cantando y bailando claqué por las calles y daba igual si llovía, hacia sol, muchas veces el capitán Macoco vino a rescatarnos de las garras de un padre cruel que impedía a nuestro príncipe azul ser eternamente nuestro.
Ella, cantaba, su voz era como el sonido de las  sirenas de Peter Pan y sus canciones eran siempre eternamente amorosas.
Ella pintaba cogía sus meticulosos pinceles y toda clase de botecitos cada cual mas pequeño y convertía el blanco en un mundo naif cargado de flores diminutas que incluso podían convivir con árboles de troncos rugosos llenos de anillos que iban contando los años, hasta terminar firmando con una margarita y una rosa, su sello personal.

Ahora después de intentar recordarla me doy cuenta de lo que yo soy en su vida, y en lo que ella ha hecho de mi forma de ser, convirtió mi sensatez en locura y me hizo olvidar que existe  el mal, aunque nos duela, olvidemos que a priori existe gente que es capaz de hacer daño.
Olvidó que poco a poco su sueño iba comiéndose su cabeza, ahora recuerda un fantasma que todas las noches dormía con ella y permanecía a su lado sin hablar y sin decirle que pretendía estando allí.
Fantasmas, liliputienses, canciones, un amor incondicional, un corazón capaz de limpiar sus telarañas y renacer con mas fuerza y sobretodo unos  sueños que ahora me doy cuenta de que son lo más importante de mi infancia.





Quise realizar un proyecto donde los recuerdos no son como eran en aquel momento que se contaron, son como se ven ahora, mostrar a través de las imágenes la realidad que se va difuminando con el cruel tiempo que pasa, se para sin preguntar donde, porque ni siquiera el tiempo le importa.
Recopilando ilusiones, magia, juegos, saltos en el tiempo, visiones alucinatorias, calidoscópicas, belleza, amor, poesía, engaños mágicos, imágenes dobles, cromos, siluetas, cartas de amor. Donde las margaritas siguen siendo sueños y donde  ellas son ahora mi locura, mi cuerda de fantasia llena de miles de lucecitas.

“En alguna parte sobre el arco iris
Los cielos son azules,
Y los sueños que te atreves  soñar
realmente son verdad.
Algún día deseo ir sobre una estrella
Y despertar donde están las nubes”
El mago de Oz.
“Cuando ha dejado de sentir el apacible mordisco de las
          últimas luces
cierra con lentitud el libro. Y comienza otra noche,
en donde los objetos, incluso los más cercanos, también a ella
          la ignoran.”,
El espejo, Jenaro Talen

Esta fotografía es mi prueba. Existió aquella tarde, cuando las cosas aún iban bien entre nosotros, y ella me abrazaba, y éramos tan felices. Ocurrió realmente, ella me amó, ¡Mira, ve por ti mismo!
Duane Michals








Este video es un regalo de mi amigo Carlos de la Calle.

1 comentario:

  1. Eva precioso! Bonitas las imágenes, los colores, la composición y más si cabe esa prosa dulce y cargada de añoranza, de amor y recuerdos. un beso muy grande y que te vaya genial!.

    ResponderEliminar