lunes, 16 de noviembre de 2009

Aprenda a cortar patrones

La técnica mixta de materiales y conceptos que utiliza Eva Morales en su nueva obra no es de manera fortuita.
Las fotografías manipuladas en programas de ordenador, el vinilo flexible y la laca que acentúa el propósito e hilo conductor son la mezcla idónea para expresar un mundo nuevo que emerge y del que la autora se pregunta su procedencia y su patrón de comportamiento.
Una obra mixta en cuanto a la técnica, pero también en cuanto a concepto: las distancias e individuos reales o no, se superponen en el material utilizado. El metacrilato, crea un espacio aparentemente vacío entre el ojo y el fondo dibujado, sin embargo, es una franja llena de significado que se inunda de aire y produce sombras. Luces y oscuridades que obligan a reflejarse y repetirse a unos patrones que vienen del pasado y se proyectan hacia el futuro.
Eva crea un doble enfoque donde lo real y lo virtual se dan la mano en un mundo actual. El individuo como tal pasa a formar parte de su obra con un protagonismo absoluto frente a lo inmutable de lo que le rodea.
La artista se interroga por lo relativo a la esencia del ser humano, su naturaleza, su libertad y, sobretodo, por la causalidad de su comportamiento: ¿Qué somos? ¿Por qué somos? ¿Qué nos hace ser como somos, comportarnos de una manera u otra? ¿Nos influye tanto lo que nos rodea, lo que nos enseñan, donde nacemos y donde nos educamos?
La melancolía, los sueños, la soledad, el sufrimiento ¿Son patrones por los que todos pasamos de la misma manera?
Aparecen trenes en nuestro camino ¿Somos libres de montarnos?
Una respuesta se revela en la obra de manera casi imperceptible: quizá todos sigamos unos mismos patrones de comportamiento.
Pero el gran interrogante continúa latente, inquietante y sin respuesta inmediata:
¿Dejamos huella unos en otros hasta comportarnos según los mismos patrones?
Elena Aycart Marsá, periodista

No hay comentarios:

Publicar un comentario